domingo, 5 de junio de 2011

Las Dos Ruedas toman la galaxia. (Episodio II)


Seguimos con el relato del Día de la Bici del Colegio Público Canciller Palpatine, celebrado el pasado 31 de mayo. El episodio que viene a continuación es el más gustoso, pues en él se narra la parte alimenticia del evento, que, como veréis, no dejó indiferente a nadie en toda la galaxia.

11:30 AM

Los papás nos secamos la baba que nos caía después de ver el espectáculo protagonizado por los pequeñines y charlamos alegremente en corrillos sin ser conscientes de lo que se avecinaba. En el patio, junto a una ventana que da al comedor del colegio, se encuentran dispuestas varias mesas con unos manteles de papel. Varias empleadas de la empresa de catering que gestiona dicho comedor, ataviadas con sus batas blancas y sus gorritos, muy higiénicas ellas, recogen algunos platos con comida que otras camareras van entregándoles a través de la ventana. También llevan botellas de cerveza, vino tinto y blanco, gaseosa, agua y algunos refrescos con burbujas. Al ver lo que sucede, las tropas imperiales, que se encontraban cerca de la escena, se abalanzan sobre las mesas y toman posiciones... Bueno, tomar, toman de todo. ¡Y a dos manos! Los demás -papás y maestros- intentamos como podemos acercarnos para contemplar el espectáculo desde una posición todo lo privilegiada que nos permiten las fuerzas del orden. Mientras, las camareras sacan y sacan y vuelven a sacar platos, tenedores y vasos de plástico para tantas manos y bocas hambrientas por el esfuerzo del pedaleo.

- "¡Ostras, croquetas, qué pinta más buena!".
- "Bueno, te dejo, ya charlaremos en otra ocasión, que se están bebiendo toda la cerveza".
- "¿Dónde hay más tenedores?".

Los ojos saliéndose de las órbitas al personal daban idea de lo rico que estaba aquello. No quisiera aburriros con el menú, pero allí, sobre las mesas, había de todo. Y en cantidad. Gambitas con ajetes y habitas, calamares a la romana, verduras a la plancha, croquetas, albóndigas de bacalao, morcillitas y choricitos fritos con cebolla pochada, pisto manchego, pan de pueblo recién hecho, etc, etc, etc. Lo que se dice una orgía de almuerzo. Además, no sé cómo lo hacían, pero la cerveza fresquita y el vino con gaseosa no se acababan nunca. El personal, allí de pie, charlaba (poco, que ya se sabe eso de "oveja que bala, bocado que pierde") sin dejar de mirar las mesas y asombrarse de la velocidad a la que se vaciaban los platos y eran repuestos por las eficientes camareras.

- "¿Me acercas el vino?".
- "Claro, toma, no te lo acabarás".
- "¿Que no? No me conoces. Yo, cuando me pongo...".

Y para terminar el ágape y que no nos fuéramos de allí con sabor a salado, nos obsequiaron con gazpacho fresquito a todos los que pudimos acercar el vaso vacío a las jarras que asomaban por encima de las cabezas de los concurrentes. Así da gusto ir en bicicleta ¿no?

1:00 PM (o 13:00 sin PM ni AM que valga)

Las camareras nos echan de allí amablemente con el viejo truco de llevarse los platos y las botellas vacías y no reponerlas. Estará muy visto, pero sigue siendo bastante efectivo. Tambaleándonos por lo comido y lo bebido, y con la locuacidad que otorgan los vapores etílicos, despejamos el lugar charlando alegremente.

- "Hay gue ver lo mayores gue esdán dus dos hijos gemelos esde año, ics."
- "¿Mis hijos? Yo no dengo hijos, ics, solo una hija".
- "Ah, perdona, ics, ya decía yo gue me hablaban a la vez, ics".


Nadie se atrevió a coger un vehículo, nave o bicicleta por temor a que a la Guardia Civil Galáctica se le hubiera  ocurrido montar un control de alcoholemia por los alrededores del colegio, aunque, pensándolo bien  -cosa que en aquellos momentos no era posible-, ellos hubieran sido los primeros en fundir las maquinitas de soplar. ¡Joder, cómo bebían los picoletos! Pero por si las moscas, los papás y las mamás nos marchamos caminando en dirección a la pinada, hacia las zonas de pic-nic que hay cerca de allí con sus mesas y sus bancos corridos. ¡Gracias, Ayuntamiento, por pensar en nosotros y nuestro estado! La verdad es que una siestecita bajo los pinos venía muy bien a esas horas.

- "Zzzzzzzzz".


14:30 JKLM

Despejados, lo que se dice despejados no estábamos, para qué nos vamos a engañar. A algún iluminado se le ocurrió la genial idea de que nos tomáramos un café y, los que nos pudimos despertar, nos dirigimos a uno de los bares de la pedanía que hay junto al colegio. Hicimos tiempo charlando hasta que se acercó la hora de volver a casa. Un breve txirimiri nos quiso advertir de lo arriesgado que resulta programar  actividades al aire libre en primavera, pero no fue a mayores, gracias a que usé mis trucos jedis y todo el poder que da la Fuerza para echar a la nube puñetera de allí.


15:30 BMW

Todos sobrios ya y montados en las bicis de nuevo, estamos listos para iniciar el camino de vuelta al planeta Che. Primero, las tropas imperiales dan la salida entre aplausos (y eso que ya no había pájaros por los alrededores para molestar, pero bueno...) a los de la ruta del sur y después a los de la nuestra. Los pequeñines, esta vez desde dentro del colegio a causa de las cuatro gotas que cayeron, nos despiden con su acostumbrado agitar de banderas. Empieza el viaje de vuelta.

Alguna caída, algún sustillo sin importancia y, sobretodo, mucha morriña por poner el punto y final a tan agradable jornada, y fuimos acercándonos a nuestro destino. Se acabó el Día de la Bici por este año. El que hace veintiséis, según me contaron algunos padres más veteranos que yo, y el que hace uno para un servidor. Puedo asegurar que si me lo permiten mis obligaciones de autoridad imperial, el año que viene repito. Vamos que si repito.

11 comentarios:

  1. Hombre es que si después de todo no repites es para darte!!!

    A mi lo de los cócteles estos se me dan fatal, siempre me quedo sin comer nada, no me gusta estar en primera fila. Hace poco hicieron un acto para los jubilados (mi padre se prejubila) y nos invitaron a un tentempie, como los que narras tú, creo que sólo tomé una cocacola.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo la suerte de que en Pamplona se celebran ágapes por cualquier tontería (para beneficio de un servidor, claro está). Vas a ver un recital de poesía gratis...y a la salida, mesas con una minicena de madrugada cojonuda!! Presentas un logotipo a un concurso, vas a la entrega del premio (que se lo han dado a otro, claro) y te dan una merienda que flipas!! Me encantas estos actos populares donde las bandejas de viandas van de un lado para otro, me pierde este picoteo tonto de calamarcillo, dame otra caña, pasame un tinto, cabrón esa gamba me estaba poniendo ojitos a mi, etc, etc.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Ala que rico todo!! Ja ja ja, como os pusisteis, supongo que viene bien despues de haber ido en bici seguro.

    ResponderEliminar
  4. Igualito que nuestros días de pic.nic familiar... croquetas, calamares a al romana, cerveza fría, vino con gaseosa y siesta entre los pinos...

    Días perfectos y que no falten.
    Besote Sky

    ResponderEliminar
  5. Hola, Ana.

    Pue tendría delito que después de la cantidad (y calidad) de las viandas que que hubo allí, solo me hubiese tomado una coca-cola. Menudo desperdicio. Y más en tiempos de crisis.

    Buenas, Alber.

    En el norte de la galaxia en general se como infinitamente mejor que aquí, no cabe duda. Ay, si esto mismo hubiese sido en Pamplona... Me habría puesto de pintxos hasta las cejas, ja ja ja.

    Qué tal, Nerea.

    Vino bien, te lo aseguro. Con eso te repones hasta de dar la vuelta a la galaxia. Lo que pasa es que después nos entró un sueñecito que pa qué. Si después nos hubiera tocado pedalear, habría habido cada caída...

    Cómo estás, kamikaze.

    Días perfectos, sí señor... Y que no falten. Dentro de unos añitos, cuando los pequeños jedis estén en la universidad, ya los echaremos de menos.

    ResponderEliminar
  6. Jejejeje, me ha gustado el planeta Che, aquí te pongo la foto de la guardia civil galáctica por si te interesa que te detengan.

    Guardia civil galáctica

    ResponderEliminar
  7. Julioooooooooo!!!! que esas son mis botas!!!
    Un momento... ¿¿cuándo me has hecho esa fotografíaaaa??????

    Nada, que ni vestida de guardia civil la respetan a una!!


    :P

    jjajajajaajaja

    ResponderEliminar
  8. A mis amigos ciclistas siempre les digo que ellos lo que realmente hacen es ir a almorzar en bicicleta. El caso es que se van muy lejos y luego han de volver, pero si les quitan el almuerzo no salen.

    Y esto no sería España si, por cualquier excusa, no hubiese comercio y bebercio.

    La Benemérita. Ayer tuve yo unas palabras con ellos. Qué amables. Qué simpáticos.

    ResponderEliminar
  9. Qué hay, Julio.

    Me interesa, me interesa. Con esos ojazos le dejo que me detenga y me aplique la Ley Antiterrorista. Ja ja ja.

    Cómo va eso, Carina.

    Ya decía yo que me sonaban esas botas.

    Saludos, Impenitente.

    En la Estrella dela Muerte cada vez hay más adeptos a la bicicleta. Con la excusa del triatlon, los corredores estamos perdiendo masa social. ¿O será con la excusa del almuerzo?

    ¡Y que viva la Guardia Civil Galáctica!

    ResponderEliminar
  10. Oveja que bala, bocado que pierde. Que gran sabiduría Sr. Skywalker!! Menos mal que tiene el poder de la Fuerza porque una tormenta no podia haber estropeado tan maravilloso día!!

    un saludo galáctico!!

    ResponderEliminar
  11. Hola, Gybby.

    El refranero popular está lleno de sabiduría. ¿De qué si no? Pero este refrán nos debe hacer pensar que muchas veces hablamos más de la cuenta cuando vamos a comer por ahí, y siempre hay un listo que se aprovecha de ello. O sea, que saca tajada.

    ResponderEliminar