jueves, 9 de febrero de 2012

El mejor amigo del Jedi


Como ya sabréis, hace unas semanas que me mudé a vivir a una choza junto al lago en el bosque de la Luna de Endor. Como dice mi amigo Pau, es como la tierra de la gran Cesaria Evora: verde y azul. Al principio echaba de menos las comodidades de la Estrella de La Muerte, por aquello de la soledad, del frío y del espacio reducido, pero te acabas acostumbrando. Y cuando lo haces encuentras más ventajas que inconvenientes. Así es el ser humano: el único animal capaz de justificarlo todo. ¡Viva la automotivación, piedra angular de la supervivencia! Aquí se respira oxígeno del bueno, no se escuchan más que los trinos de los pájaros, se vive tranquilo y se descansa como dios. Se puede pasear entre pinos nada más salir de casa. Aunque parezca mentira,  estoy a 15 minutos del centro del planeta Che, por si necesito algo o para ir al planeta K-Refour a hacer la compra de la semana (mucho más cerca que muchos barrios de la ciudad). Además hay autobús cada hora en invierno y cada media en verano, hay farmacia, restaurante, kiosco de prensa y hasta una boutique. Cuando llega el frío huele a leña, a pueblo, ves a las garzas y a los patos de cuello verde volar en grupos con esas formaciones militares tan bien calculadas; ves a los tordos,  a las fochas, a los pequeños martines pescadores. En primavera todo se cubre de flores, de olor a pino fresco, de pardillos, de jilgueros, de alegría, de sol. En verano tienes el mar al lado (bueno, lo tienes todo el año, que también tiene su encanto en invierno, pero vas menos) con una playa tranquila y muy familiar, con unas dunas muy cuidadas y llenas de plantas... de plantas de dunas. El otoño es templado e ideal para estar todo el día fuera de casa; el sol no quema y siempre puedes buscar la sombra húmeda de los árboles. Los críos juegan al fútbol, van en bici sin peligro, se suben a los árboles, vamos, que están en su salsa y encantados. Muy poético todo, sí.

Hasta aquí lo bueno, lo positivo. El problema llega cuando se van los pequeños Jedis con sus mamás y te quedas solo un fin de semana entero. Hay que ser fuerte mentalmente -como un auténtico Caballero Jedi- para soportarlo. Lees, paseas, corres, escribes en el blog, escuchas música... Pero vaya ¡Qué solo está uno cuando está solo! Así que he pensado hacerme con un perro. Lo he pensado yo solo, sí, pero cuando lo insinué a los peques, su respuesta fue: ¡¡¡Siiiiiiiiiii!!! ¡¡¡¡Por favor, por favor, por favor, por favoooor!!! ¡¡¡Vengaaaaaaaa!!! ¡¡¡Queremos un perritoooooo!!!! ¡¡¡Vaaaaa!!!!

De modo que, ante tal consenso de entusiasmos incontenidos que me dieron el empujoncito que me faltaba, he decidido dar el paso y ya estoy mirando razas que se adapten a la vida forestal en la terraza de una choza coqueta (no olvidemos que es sinónimo de pequeña), a pasar veranos al tórrido sol mediterráneo e inviernos húmedos con grandes cambios de temperatura. A los mosquitos tigre tamaño XXL del lago , con sus picaduras XXL, y a las avispas alfareras, tan pesadas y tan cojoneras cuando vuelan a baja altura. A los perros y a los niños de los vecinos, a los gatos que pululan por ahí y vienen a hacer sus necesidades felinas a mi terraza, a los días en soledad mientras un servidor está por ahí trabajando y no llega hasta caída la noche, etc, etc, etc. He de decir que todo esto no lo había mencionado antes porque se trataba de glosar las bondades de la vida en el bosque y no era oportuno, pero la verdad resplandece siempre y te golpea en la cara cuando menos te lo esperas, como ahora, por ejemplo.

Tengo que decir que la vida con perros no es nueva para mí. En casa de mis padres, los Sres. Skywalker, simple hubo canes, y mis recuerdos de la infancia van siempre unidos a uno, o mejor dicho, a una. Siempre fuimos partidarios de las hembras. Dicen que son más hogareñas, más amigas de los niños, más fieles, más tranquilas, etc. Vamos, que no necesitaré apuntarme a foros en la red para que me digan cómo se hace para enseñarles a hacer sus necesidades en la calle, o cuántas veces hay que sacarlos al día, etc, como he llegado a ver en internet estos días.

En próximas entregas iré contando el progreso de mi próxima adopción perruna, pero, mientras tanto, se aceptan sugerencias.

Y para ir haciendo boca, os dejo un vídeo que he encontrado por ahí y que va de perros, como era lo lógico por el tema de la entrada.


19 comentarios:

  1. ¡Qué curioso, je! Mi ex y el ex de mi hermana, tan pronto se vieron en sus nuevas vidas, también adoptaron perros. Mi ex empezó con uno pequeño que se volvió gigante y al que odian mis hijos; luego parece que adoptó otro que no sé cómo es (vaya, que esto lo sé por terceros; supongo que a la nueva mujer no la contarán como "nueva adopción", jeje). Y el ex de mi hermana, primero se llevó al piso a su amante, que pasó a ser su compañera, y a los hijos de ésta; después, como con sus hijos y los de ella no cabían todos, se compró una casa grande; y como le debía parecer que la casa aún quedaba vacía, llevó tres perros. Nunca he estado en ninguna de las casas de ellos dos, ni tampoco tengo el menor interés.
    En cuanto a lo de un perro en casa, pues como que me llega con "torear" con los chicos, que ya no lo son tanto sino todo lo contrario... Nunca van a casa de su padre (porque no les da la gana ni a ellos ni a él), y... ¿para qué uno más si estos dos me da la impresión de que estarán por aquí hasta mucho más allá de los taitantos y más?
    Creo que cuando se vayan no tendré ganas de cuidar de niños, de perros, de gatos y, mucho menos, de otro como el que ya no está (léase mi ex).

    ResponderEliminar
  2. Hola, Carina.

    ¡Vaya! Si es que nos cortan a todos con el mismo patrón.¡Ja ja ja! Mis pequeños Jedis son todavía eso, pequeños, y el solo hecho de mencionar la palabra perro supuso una revolución, te lo aseguro. Tanto que mi ex, muy recelosa ella, les dijo que también les compraría una mascota (un gato en este caso, que es más cómodo de tener), no fuera a ser que les gustara más venir a mi choza que estar con ella. Solo espero que esto no se eternice y no empecemos una competición por ser el mejor papá y el que más les quiere, porque a la larga, solo haremos que perjudicarles. Estoy harto de ver cosas como esa, te lo aseguro.

    ResponderEliminar
  3. Haces bien, la soledad es una mala costumbre de los humanos, y si no hay hembra humana, se sustituye por una hembra canina. Sí, ya sé, no es lo mismo, pero aumentará esponencialmente sus posibilidades de encontrar una hembra humana en el mismo momento en el que salga a pasear por el parque con su hembra canina...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. UN PERRO!!!!

    Jaja, pues pr muy pequeña que sea tu choza seguro que será una excelente edaquisición!, pero por otra parte... ¿Qué voy a decirte yo? Si tengo dos Golden Retriever!

    Además estoy con Elvis, no veas lo que se liga con un cachorrito de la correa...

    ResponderEliminar
  5. Qué hay, Elvis.

    Tienes razón en todo lo que dices: la soledad no es buena (es la madre de todos los vicios, sobre todo de los solitarios), una hembra canina, por muy mona que sea, no puede sustituir a una humana (aunque aquí también habrá gente que piense que sí, pero es su problema) y pasear perros es una buena técnica para ligar, salvo que vivas en el bosque y no te cruces más que con ardillas (que también habrá a quién gusten, oye).

    Cómo estás, Leia.

    ¿Golden? Hummm. No es mala idea. Son muy bonitos y tranquilos. Tienes buen gusto. Pero yo me estoy inclinando por un perro mediano, no grande como un golden. Estoy pensando en un beagle, de momento. Es que soy muy exigente con mi espacio. Eso de no poder pasar por el pasillo porque el perro está durmiendo atravesado ya lo he vivido en casa de mis padres. No, gracias, prefiero poder pasar.

    ResponderEliminar
  6. Coño, si casi me convences para mudarme al lago azul ese que comentas. Todo "mu bonito".
    ¿Y del vecindario qué?
    Me intereso por las vecinas, el resto me da igual.

    Y de la idea de tener un perro lo que me atrajo siempre fue la posibilidad de llamarlo Manolo o Pedro. Nada de nombres de perros tipo Toby que me parecen una majadería.

    ResponderEliminar
  7. Qué tal va eso, Altosybajos.

    Pues vecinas tengo, sí señor, y la mayoría con perro. Eso promete, ¿no? Otra cosa es que fueran de tu agrado. Ahí ya no te puedo ayudar, lo siento.

    En lo del nombre del can sí estoy de acuerdo contigo: hay pa matarlos, pero también hay gente que le pone a sus hijos auténticos nombres de perros y nos acabamos acostumbrando. La Galaxia es asín.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Yupppyyy, un perritooooo!! Seguro que tus jovenes padawan estan encantados con la idea. Y por lo que dices de tu nuevo alojamiento, un perro se podria adaptar muy bien a el. Ya nos iras contando del tema.

    ResponderEliminar
  9. A mí me gusta el nombre de Brutus. Y cuanto más pequeño, más Brutus.

    Elige el perro que quieras pero, por favor, que no salga corriendo y ladrando detrás de los corredores.

    Y junto al lago y junto a la playa no te faltarán buenos sitios de entrenamiento, desde luego.

    ResponderEliminar
  10. Cómo va eso, Nerea.

    Una de las características del perro que busco es que se lleve bien con los niños. Eso es obligatorio. He descartado al fox terrier por eso, y mira que me gusta.

    Qué hay, Impenitente.

    Huuum... Déjame ver. Nombres romanos para perros... Vespasiano, Domicianila, Lucio Apuleyo,...
    No, gracias, prefiero los de la Galaxia: Luke, Leia, Vader,...

    Mi futuro perro no solo no morderá a los corredodres si no que será corredor como yo. Me lo pienso llevar a entrenar por el bosque, haremos series y lo inscribiré en alguna maratón (humana, no canina, por supuesto).

    Qué, ¿que no?

    ResponderEliminar
  11. Mucha suerte en la búsqueda de tu mejor amigo....
    ¿has pensado en pedíselo a CHIWAKA?
    besotes

    ResponderEliminar
  12. Qué tal, Mamba.

    Gracias por desearme suerte. Creo que tengo localizada una perra que parirá a finales de febrero, con lo que mi futuro mejor amigo (según tus palabras, porque ahora tengo muy buenos amigos humanos, que conste) está a punto de nacer.

    Molaría ver ecografías y acompañar a esa madre a sus revisiones y todo eso, pero entonces parecería que voy a tener un hijo en vez de una mascota, y ya voy sobrado de lo primero, lo juro.

    El caso es que he descartado perros peludos como Chewbacca, ahora, que, para el que le guste estar barriendo pelos todo el tiempo es una mascota ideal.

    ResponderEliminar
  13. Artista;
    No quiero yo condicionar tu compra pero supongo que sabes que hay un vecino que vende perros y caza liebres.
    Ya nos vas contando.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Hola, Altosybajos.

    Pues si te digo la verdad algo había oído, pero creía que a los perros los mataba y que a las liebres las cocinaba, que yo las he probado, pero igual me equivoco de vecino... ¡O no!

    ResponderEliminar
  15. Me parece genial la idea de un perro , no termino de entender que te importe tanto la raza , los de peluche dan menos la lata y no hay que sacarlos de paseo cuando llueve , piénsatelo

    abrazos

    ResponderEliminar
  16. La mejor opción, la adopción. Paco, acércate a una protectora, y mira algún pobre animalico, que sea joven y no necesariamente guapo. Te lo agradecerá toda la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apoyo esta idea, luego en verdad te lo agradecen. Yo lo hice en el 2008 y tengo a mi perro contentísimo. Y yo estoy feliz con/por el. Lo habían maltratado y al principio nos costó un poco quitarle ese miedo a las personas, pero con paciencia lo logré. Un saludo, volveré a pasarme por aquí algún eón de estos. Si te pilla de paso, estoy en el primer arbol a la derecha de Kashyyyk. Se les pilla cariño a estas bestias peludas.

      Eliminar
  17. No te arrepentirás, tengo perros desde que era pequeña, ahora de casada , mi marido y yo adoptamos un galgo, una raza que no nos llamaba la atención, pero se nos aprtió el alma al saber lo que hacen con ellos y nos decidimos por uno, es lo mejor que nos ha pasado!!! Suerte en tu adopción, rescatarás a un animal y él te rescatará a tí, ya verás...

    ResponderEliminar
  18. Que te voy a contar yo que tu ya no sepas....
    Son parte de la familia, te acompañan en todo momento y te son fieles hasta la muerte.
    Requieren muchas antenciones y muchisimos cuidados ...pero a cambio te dan un amor desinteresado y la mas amorosa de las compañias.
    Pero por todas las galaxias ...elige bien y encuentra al que se lleve bien con Lucky ehhh !!!jajajaja
    Princesa Leia

    ResponderEliminar