lunes, 30 de enero de 2012

El Señor Skywalker: Episodio II



Ha pasado mucho, mucho tiempo desde la última vez que publiqué algo en este blog. Han pasado muchas, muchas cosas desde entonces, demasiadas. Y algunas me han dejado una profunda huella que tardará en desvanecerse, si es que alguna vez lo hace. En esta vida hay cosas que ocurren sin más, sin que podamos hacer nada por detener su paso frente a nuestros ojos. Muchas veces somos meros espectadores de un plano secuencia, de un desfile de personas que, lo mismo que aparecen junto a nosotros, llega el día en que desaparecen. Se van sin más, se caen por un precipicio del que ya nunca volverán a asomar la cabeza para que las podamos ver o hablar con ellas. Sencillamente ya  nunca más estarán aquí. Tal vez estén en otro lado, en otra galaxia lejana, junto a otras personas que las vean llegar por primera vez y no sean conscientes de que un día, el día menos pensado, también partirán y no las volverán a ver, a escuchar, a tocar. Nunca. Jamás.

Y así se escribe la Historia, nuestra historia. Es la vida y hay que tomarla como es: un proceso de oxidación con fecha de caducidad. No querer verlo es peor, supone tener por unos momentos la sensación de que revelándote contra ella podrás vencerla, creer que puedes ser más fuerte que la vida misma, ilusionarte con la posibilidad de detener su curso. Pero la vida, como los ríos (que diría el poeta), no se detiene hasta que no llega al mar. Caiga quien caiga, arrastre lo que arrastre, te pongas como te pongas, patalees lo que patalees. Ella siempre gana.

Otra cosa muy distinta es la capacidad de recuperación de cada uno. Ante un mismo golpe, sobrevive quien antes se levanta y sigue caminado. El fuerte continúa, el débil cae y lo arrastra la corriente. Yo prefiero ser de los primeros y mirar al futuro con ilusión. Lo mejor está por venir.

¿A santo de qué viene todo esto? Os lo estaréis imaginado, amigos: La princesa Leia ha muerto. Sí, ha muerto.

Per no se trata de una muerte biológica como cuando se te muere un hámster o una planta, no, no vayáis a pensar mal. Los personajes como Leia solo se mueren en la imaginación del espectador. Utilizan unos trucos muy viejos del cine, como la salsa de tomate o el dejarse caer hacia atrás en un colchón. Ahora, en la era de los efectos digitales, se usas otras técnicas, pero el resultado es el mismo: que parezca que el actor tiene una muerte dramática y dolorosa cuando, en realidad, está bien vivito y coleando. Así que no os creáis todo lo que os ponen delante de los ojos, porque la realidad siempre es lo que está detrás de lo que vemos, y lo que vemos siempre es un producto de nuestro cerebro y no al revés. Lo que realmente importa de todo lo que os he contado es que ya no la volveremos a ver por aquí, pero como en todas las sagas, ya aparecerá otro personaje que la sustituya. Seguro que sí.

De modo que a partir de ahora empieza mi vida sin la princesa Leia. Me he tenido que mudar a otro planeta, ya no vivo en la Estrella de la Muerte. Ahora tengo un refugio en la luna de Endor muy cuco (que es un eufemismo de pequeño, vamos a ver si nos entendemos) en un paraje boscoso. Tiene sus contras y sus pros, como todo en la vida, pero por lo menos me sirve para descansar mis molidos huesos tras las jornadas agotadoras batallando por ahí. Ya os iré contando cómo es en sucesivas entradas de este blog.

El Sr. Skywalker cabalga solo. Bueno... solo, lo que se dice solo no es cierto. Mis pequeños Jedis Luke, Obi-Wan y Anakin están ahí conmigo dando guerra, presentando batalla y dispuestos a perpetuar el apellido Skywalker durante mucho, mucho tiempo. ¡Temblad, tropas rebeldes! Os espera un combate duro contra los nuestros. La guerra no ha terminado, solo han cambiado un poco los contendientes.

¡Que la fuerza os acompañe!

26 comentarios:

  1. Lo lamento muchisimo, de verdad. Ya te echaba de menos y me preguntaba que podria retenerte lejos del Planeta Blogosfera. Me entristece muchisimo que hayas tenido que regresar con tan malisimas noticias. Desde aqui, seguire fiel a tu blog y te envio un fortisimo abrazo en esos complicados momentos que sin duda debes estar atravesando. Deseo de todo corazon que puedas superar esa durisima perdida de la mejor manera posible, y que la Fuerza este contigo cuando mas lo necesites.

    ResponderEliminar
  2. Caray Sr. Skywalker, con tanta metáfora no sé si darle el pésame o felicitarle... así que hago las dos cosas.
    Sea como fuere, me alegra enormemente volver a leerle. Que la fuerza le acompañe y que todos sus seguidores lo veamos...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Nerea y Elvis, viejos amigos.

    Vayamos por partes, como diría Jack el Destripador: nadie ha muerto, solo ha desparecido de mi vida. Tienes razón, Elvis, cuando dices que he usado demasiadas metáforas, pero yo soy así. Ya he dicho que aparecerá otro personaje que la sustituya. Es lo que tiene la vida: a rey muerto, rey puesto, bueno, en este caso princesa, pero da igual. Nadie es imprescindible. No estoy triste. Y ella, donde quiera que esté, supongo que tampoco.

    Un abrazo a los dos y gracias por seguir viniendo por aquí después de tanto tiempo. Cuando tenga un ratito me pasaré por vuestros blogs, a ver si me pongo al día.

    ResponderEliminar
  4. Joer Paco , que bien escribes! Te has ido de una Galaxia en ruinas a un Bosque Verde y un Mar Azul (como cantaba Cesárea Évora)seguro que allí encontrarás la paz y el sosiego que necesitas. Nosotros seguiremos resistiendo rodeamos de marcianos, marcianas, y gente de mal vivir. Suerte.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido de nuevo al papel de celuloide. Se te echaba de menos por estos confines perdidos del espacio. Volveré a leerte como siempre. Supongo que tu nuevo hábitat será capaz de llenarnos la galaxia de anécdotas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Qué hay, Pau.

    Macho, que se va a notar que te pago por escribir aquí tus comentarios. Me interesa que resistáis mucho tiempo y que siga en pie la Estrella de La Muerte, que prácticamente la levanté yo con mis manos. Además, mis lechones... perdón, mis pequeños Jedis, siguen viviendo allí. No dejes de leerme y anímate tú a escribir un blog. No es tan difícil.

    Cómo estás, Mamen.

    A eso le llamo yo fidelidad. Gracias por estar pendiente y esperar pacientemente. Aunque solo sea por no volver a defraudarte, seguiré escribiendo con regularidad desde mi retiro en estos bosques. Te lo prometo.

    ResponderEliminar
  7. Como yo soy de las positivas, de las que piensa que una separación siempre es para bien, no te voy a felicitar porque quedaría un poco frívolo, pero estoy segura de que lo que está por venir será mejor, no lo dudo. Has debido pasarlo fatal, porque no nos engañemos, el proceso siempre es muy duro, sobre todo por los nanos, pero hay vida después del matrimonio, así que seguro que irás teniendo muchas batallas para contar.

    Un besote y nos vemos por aquí.

    ResponderEliminar
  8. Asi que esa alteración en la Fuerza que llevaba notando en esta parte del bosque, era que te venías a esta parte de la Galaxia... bien bien, te puedo decir que aunque la choza que te has buscado sea pequeña siempre puedes pensar que es muy cuca, y que como bien sabes, Dark Vader se pasa tres de las seis pelis solo, pero que seguro te llega una Padmé Amidala en nada y te reestructura el casco, la capa y si le dejas hasta el sable laser!

    De los jovenes Jedis no te preocupes, que seguro te seguirán llevando por el lado Luminoso de la fuerza.

    Por cierto... te hemos echado mucho mucho de menos, no nos lo vuelvas a hacer!

    ResponderEliminar
  9. El Lado Oscuro al principio cuesta... ¡pero también mola! :)

    ResponderEliminar
  10. Piensa, Paco, que al final siempre sale el sol. Siempre.

    Un abrazo. Y aquí estamos.

    ResponderEliminar
  11. Muy buenas, Su.

    Gracias por tu aliento, que viene muy bien en los momentos importantes de la vida. Tienes mucha razón cuando dices que hay vida después del matrimonio. También la había antes. El problema es encontrarla durante. Ja ja ja.

    Qué hay, Leia.

    Cuando dije lo de que Leia había muerto pensé que por un momento podías quedarte a cuadros. Menos mal que tú sabes que no me refería a ti, que si no... ¡Menudo susto te podías llevar! Procuraré seguir escribiendo a menudo y leeros a todos a menudo también. Solo necesito unos días para ponerme al ídem. Gracias por estar ahí. Yo también os he echado de menos.

    Cómo va eso, Mr. Rific.

    Como dice el título de mi canción favorita de los Cracker: se ve la luz al final del túnel. Prefiero ser optimista que mileurista. Por cierto que aquí hablando de túneles y de lados oscuros... No nos habremos confundido con un consultorio amoroso, ¿no? ¡Ja ja ja!

    Saludos, Impenitente.

    ¿Quién es Paco?

    Gracias por tu apoyo de todas formas. No te preocupes, no soy de los que se hunden fácilmente en un Pozo.

    ResponderEliminar
  12. Siento mucho tu gran cambio, espero que la fuerza te acompañe y sigas guerreando mucho mas tiempo!!
    te echábamos de menos!! :)

    ResponderEliminar
  13. En esta vida los cambios siempre tiene que ser a mejos , espero que así sea tambien para tí , me alegro de poder leerte de nuevo

    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Qué tal, Mamba.

    Gracias de corazón por estar ahí. Yo también os echaba de menos; por eso he vuelto. ¡Ay! vas a conseguir que eche una lágrima. Eso nunca. Acabaría con mi reputación de Lord del Lado Oscuro.

    ResponderEliminar
  15. Hombre, Caarsa.

    Esperemos que sí, que las cosas mejoren, porque para que fueran a peor ya estábamos bien así, ¿no? Nos leemos y abrazamos.

    ResponderEliminar
  16. Pues no te veo yo a ti muy afectado por haber perdido a la Princesa Leia...señal de que las cosas seguro que van a ir a mejor y lo sabes. Que la fuerza te acompañe..o si no la buena suerte, como tu prefieras.

    ResponderEliminar
  17. Pues entonces me tome la metafora demasiado al pie de la letra, la verdad. Si ha sido solo una separacion, me alegro de que todo el mundo siga vivo y al salvo (uffff) y espero que sea para bien. ¡¡Saludos de nuevo!!

    ResponderEliminar
  18. Hola, Alma.

    Gracias por tus palabras de apoyo y bienvenida a la Galaxia. Siéntete libre de cotillear todo lo que quieras. Luego me pasaré por tu blog para tratar de conocerte. Como tú bien dices, esperemos siempre que lo mejor está por venir. Que La Fuerza te acompañe.

    Hola de nuevo, Nerea.

    Siento haberte hecho pensar en tragedias y dolor. Dime qué puedo hacer para compensarte. Y te digo también que espero que el camino sea más fácil ahora sin malos rollos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Te echaba de menos!!! Bueno, siento mucholo que te ha pasado, y ahora a seguir disfrutando, que el viernes que viene se estrena el episodio I en 3D y yo ya tengo las entradaaaaaasss!!!!!

    ResponderEliminar
  20. Pues ¡hala!
    A ver qué pasa ahora.
    Hace solo unos minutos que nos hemos cruzado. ¿Y qué puedo decir? Diga lo que diga será mal interpretado.
    Suerte.

    ResponderEliminar
  21. Qué hay, Meg.

    Prometo que iré a verla con mis pequeños Jedis tan pronto la estrenen en la Galaxia. No sabes lo fans que son... Yo diría que me superan, que ya es decir.

    Cómo va eso, Altosybajos.

    Puedes apostar que lo será, seguro que sí. Es lo que tiene haber elegido estar en el bando contrario, incluso como consorte.
    Suerte para ti también. De verdad, de corazón.

    ResponderEliminar
  22. Hola!

    Imagino que tengo que darte la bienvenida al club... Yo llevo años en él. No es fácil al principio, tampoco lo es fácil después; pero se tirapa'lante, que es lo que en realidad importa. Yo también pienso que estas cosas ocurren para algo bueno, para mejorar algo que no iba bien; así que a pesar de los bajones (que todos los tenemos) hay que pensar en positivo y no olvidarse que la vida es una, es corta... y si hay pequeños de por medio hay que meter toda la carne en el asador para que se sientan queridos. Al final, los pequeños se vuelven más grandes que uno y ahí empiezan otros problemas, pero esa ya es otra película.
    Sr. Skywalker, me alegro de verlo de nuevo por estos lares. Se le echaba de menos...

    ¡Biquiños!

    Carmen

    (Carina Diavola, C.D.)

    ResponderEliminar
  23. Cómo va eso, Carmen, digo Carina.

    Muchas gracias por tan calurosa bienvenida. Me alegra ver lo corporativos que llegamos a ser los miembros y miembras del club. Por mi parte puedes contar con todo el apoyo del mundo, aunque ya veo que me llevas años de delantera. Gracias, gracias de corazón. Da mucho gusto sentirse querido y arropado de esa manera.

    Tienes mucha razón con lo de los niños. Ellos nunca tienen culpa de nada y hay que conseguir que lo comprendan, porque si no, tienden a pensar que sí, que todo es por culpa de ellos. Es complicado, nadie dijo que no lo fuera, pero vale la pena quitarse lastre para intentar vivir lo poco que nos queda de la mejor manera. Renovarse o morir.

    Un beso para ti también y gracias otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los niños es lo primero: comprobar que no se sientan culpables de nada, que puedan darse cuenta de que lo que ha ocurrido es para mejor, y que es mejor ver a sus padres separados y bien que juntos y mal. Y, sobre todo, sean como sean las cosas, hay que evitar a toda costa que puedan sentir, oir o percibir algo que les haga pensar que han de estar en contra del otro progenitor. Es que, por muy malas que hayan sido las cosas, para ellos siempre serán su papá y su mamá, y nada ni nadie ha de meterse en medio de lo que ellos sienten hacia cada uno de los dos. Ya más adelante, cuando sean capaces ellos mismos de entender las cosas, entenderán lo que al principio no; es un proceso que no hay que forzar.
      Después de los niños está uno (una). Bueno, y antes también, pero en el sentido de que se ha procurar estar bien para que ellos nos vean bien y poder ayudarles en lo que necesiten.

      Otro beso para tí.

      Te hablo como Carmen porque todo este tema es muy personal y prefiero que veas mis palabras desde mi propia cara, con mi propio nombre (aunque haya entrado con los tacones rosa...)

      ¡Biquiños!

      Carmen

      Eliminar
  24. Qué hay, Carmen.

    Es mi costumbre contestar a todos los que tenéis el detalle de entrar aquí a comentar, porque, como poco, es lo que toca: ser educado. Pero en tu caso creo que es distinto por lo que tienen de personal tus comentarios. Pero es que... no tengo nada que añadir a lo que me dices. Solo repetir las gracias que te di más arriba y dejar más claro si cabe lo bien que me sientan esas palabras de aliento en este momento de mi vida.

    Gracias, gracias, gracias.

    ¡Ah! Y que La Fuerza nos acompañe a todos.

    Besets!

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar